Saber vivir

Blog de Mauricio Rubiano Carreño

¿Por qué se acaba un matrimonio?

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en junio 22, 2008

UN ACERCAMIENTO EN LAS ESTADÍSTICAS

 

Los índices no mienten: incompatibilidad sexual o de caracteres, inmadurez, infidelidad, maltrato psicológico y aun físico, abuso sexual, desincentivación o desinterés, frialdad en el amor, frigidez y otros motivos son los que aducen tanto quienes se han separado como quienes manifiestan el deseo de hacerlo.

 

En un segundo lugar están el alcoholismo o la drogadicción de uno de los cónyuges, la depresión y otras enfermedades neurológicas, la bisexualidad, el «vaginismo» o dispareunia, la impotencia, el excesivo interés por el trabajo con el consecuente descuido del cónyuge y de los hijos, los celos, el mal genio…

 

En la primera lista, parece que hay dos grupos de causas: las sexuales y las psicológicas. Al desentrañarlas, los expertos se han llevado sorpresas:

 

La frigidez consiste en la inhibición de la excitación sexual de la mujer. Cuando es de origen orgánico es rarísima; por el contrario, es muy frecuente que se informe de casos en los que la mujer descubre que su esposo solo la busca para complacerse genitalmente, lo que deriva en esa ausencia anormal de deseo o de goce sexual.

 

Y, ¿a qué obedece esto?

 

Parte de la respuesta a esta pregunta hay que encontrarla en la conducta femenina: si una muchacha pretende conquistar a un joven a través de incitaciones a lo genital, (como por ejemplo, usando minifaldas altas, pantalones descaderados y ajustados a su cuerpo, escotes que dejan ver parte de las mamas, etc.), lo inducirá indirectamente a que se sienta atraído hacia su cuerpo, no hacia ella.

 

Después, ya casados, será más difícil que ella pueda mutar los sentimientos de su esposo por otros más importantes en la relación de pareja: que él aprenda a compartir las emociones y los afectos con ella y viceversa, y que la ame desde la profundidad de su ser.

 

En cambio, cuando la relación está basada en la entrega mutua y total del propio «yo», sin condiciones ni reservas egoístas, y para siempre, habrá verdadero amor. La felicidad del otro se erige en lo principal: el que ama trabaja por la felicidad del otro con todo el ahínco, con toda la fuerza de que se es capaz, y no le importa el sacrificio que para ello tenga que realizar. Por eso, la prueba de amor más grande es el sacrificio.

 

Antes de tomar la determinación de casarse, entonces, es necesario que cada uno de los novios pueda valorar el amor que se tienen verificando cuántas veces el uno ha sido generoso con el otro, cuántas veces ha dejado a un lado sus intereses, metas e ilusiones personales, para buscar la felicidad del otro…; es decir, cuántas veces se ha sacrificado por él.

 

Si ambos han demostrado esa capacidad de sacrificio y lo han hecho en muchas ocasiones, podrán dar el salto a la unión definitiva contando con el mejor aval de la felicidad conyugal: el amor auténtico.

 

Es necesario entonces que la hermosa y femenina coquetería sea siempre dirigida por la perspicacia, el ingenio propio de las mujeres, para que el hombre la mire a los ojos, a su alma, y así se enamore de ella y no de su cuerpo; o peor, de una parte de su cuerpo, como suele suceder.

 

En ese proceso, también es necesario evadir el error más frecuente del sexo femenino: si el hombre tiende a pensar que el amor es solamente genitalidad, la mujer se inclina más a creer que el amor es sólo sentimentalismo. Ambos están equivocados: el amor marital tiene sentimientos, tiene genitalidad; pero, en esencia, es capacidad de sacrificio para hallar la felicidad juntos.

 

Si la relación se sostiene en la genitalidad o en el sentimentalismo, tarde o temprano sucumbirá; y esto es, precisamente, lo que sucede casi siempre que fracasa.

 

En cambio, si la relación se fundamenta en el amor verdadero, no habrá incompatibilidad de caracteres, ni inmadurez, ni posibilidad de maltrato psicológico (y mucho menos físico), ni desincentivación o desinterés, ni frialdad en el amor, ya que el amor verdadero nunca muere.

 

About these ads

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 125 seguidores