Saber vivir

¿Acabar con la guerrilla?

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en junio 14, 2008

Se sabe que la solución a todo problema está en la causa que lo produce; se sabe, por tanto, que la solución a este problema es la educación del pueblo: no tanto informarlo, sino formarlo: una educación en valores, en principios morales para el bienestar individual y social.

Pero siempre aparece el problema coyuntural: se dice que los factores y las circunstancias que se dan en el momento requieren de una decisión inmediata, que ya no se puede postergar más el problema, que mientras se educa a los ciudadanos debe hacerse algo, que hay que atajar el conflicto prontamente…

Mientras por un lado se aboga por el diálogo, por otro se respalda una solución rápida y violenta, usando para ello el poder, aunque la experiencia histórica mundial haya enseñado que la violencia no se soluciona con violencia.

La descripción de Colombia en sus últimos años de historia es la siguiente: la guerrilla, los paramilitares y el narcotráfico causando estragos y cada vez más cerca de las grandes ciudades, mientras que todos están enfrascados en poner «pañitos de agua tibia» al problema. Pero si no desaparece la corrupción moral, si no se educa, si no se siembran valores en los niños, aflorará la violencia, y el país se hará cada vez más pobre, cada vez más agresivo, cada vez más destruido…

Ante estas meditaciones, se repetirá la frase de siempre: «Es verdad que la solución a largo plazo es educar a la ciudadanía; pero, ¿cuánto durará ese proceso educativo? Mientras tanto, hagamos algo.»

Lo único que se puede responder es que si se siguen dando soluciones coyunturales (pañitos de agua tibia), el problema seguirá creciendo.

 

 

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.