Saber vivir

La verdad

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en junio 27, 2008

Ni la retórica ni la elocuencia ni la vehemencia

pueden cambiar la verdad, ni siquiera pueden

embellecerla o afearla.

La verdad se sostiene sola, no necesita ser defendida, solo debe ser presentada para que brille por sí misma.

Ante la verdad solo hay dos opciones para el ser humano: negarla empecinadamente o aceptarla con humildad. En los absolutistas inmaduros que no la aceptan, ni cambian, está sembrada la semilla del fracaso; por el contrario, quien la acata puede acceder al triunfo.


Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.