Saber vivir

Bebé en basurero

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en agosto 11, 2009

Un transeúnte pasaba cerca de un basurero del distrito de Aguablanca, en Cali, cuando escuchó el llanto de un bebé. Se acercó para verificarlo y, efectivamente, un bebé recién nacido yacía entre las basuras.

Dice la noticia que la madre fue apresada, pero la pregunta que nace es: ¿Qué llevó a esta mujer a realizar semejante despropósito? ¿Puede uno pensar que se trata de un acto premeditado y consciente? ¿Cómo puede una madre arrojar en un basurero al producto de sus entrañas, máxime habiéndolo sentido moverse en su vientre los últimos cinco o seis meses?… No hay duda de que algo malo y absurdo está sucediendo en la cabeza de esa mujer.

Tampoco hace falta mucho análisis para sacar la conclusión de que la sociedad está enferma: este hecho se ha repetido varias veces. ¿Qué ha llegado a suceder en la moral social para que incluso los instintos maternos hayan sido afectados hasta tal punto?

Primero, la degradación del ser humano ha llegado a tal nivel que se ha sublimado el placer como finalidad última de la existencia y, en este contexto, el valor de la vida es relativo: en la búsqueda del placer todo se vale.

No es que se afirme esto explícitamente, pero los hechos hablan más que las palabras: en la educación sexual, por ejemplo, nada puede detener el ímpetu del deseo del placer; hasta el homicidio es un medio para lograrlo: el aborto en numerosas formas (asesinato de inocentes) es «la solución». Tampoco se publica lo que la ciencia ya comprobó: que los anticonceptivos orales (la píldora) y el dispositivo intrauterino (la famosa «T» o el «DIU») son abortivos, es decir, homicidas.

Pero, como si fuera poco, además del placer, la comodidad es otra de las metas tácitas en la vida: que los actos no sean responsables, que sus consecuencias se solucionen de cualquier manera. Y en ese marco moral —o mejor: inmoral—, hay que deshacerse de lo que suponga un estorbo, llámese anciano (eutanasia) o bebé, usando para ello hasta el pote de la basura…

Si no paramos, ¿a dónde llegaremos?

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.