Saber vivir

Archive for 11 abril 2010

¡Hambre!

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en abril 11, 2010

 

En el día mundial de la alimentación se informó a la opinión pública que un poco más de ochocientos millones de seres humanos están subalimentados y padecen hambre. Si se tiene en cuenta que la humanidad sobrepasar los seis mil trescientos millones, se deduce que ¡casi la octava parte de la humanidad sufre de hambre!

Y esa es apenas una de las 3 necesidades prioritarias del hombre: según la Organización Mundial de la Salud, dos terceras partes de la sociedad humana están enfermas; por su parte, la educación adolece de graves fallas: en primer lugar no llega a todo el mundo y, en segundo lugar, la que se da está basada solo en llenar de conocimientos al educando y no en fundamentarlo con valores y principios morales que propendan por una vida mejor.

Mientras tanto, las naciones «desarrolladas» destinan un porcentaje altísimo de sus presupuestos a mantener su superioridad sobre las demás: se invierten grandes cantidades de dinero, tiempo y esfuerzos en experimentos nucleares que produzcan bombas cada vez más poderosas y destructoras; se incentiva la invención de aviones espías y armas de la más sofisticada condición, etc.

Otra parte de ese presupuesto se destina a fomentar el desarrollo de la tecnología y la ciencia: se reservan, por ejemplo, trillones de dólares para viajes espaciales y otras metas tan interesantes como inútiles y desproporcionadas con respecto a las necesidades básicas no solventadas de la mayoría de la población mundial.

En este sentido, es frecuente observar cómo los países subdesarrollados son primero explotados y, luego, ayudados con «gran caridad» por los mismos que los explotan.

Curiosamente, los países más pobres compran esos avances científicos y tecnológicos —casi siempre endeudándose— sin tener en cuenta que carecen de las necesidades básicas: se llenan de las cosas más superfluas que ofrece la sociedad de consumo y, sin embargo, permanecen con índices altísimos de enfermos, sin formación (e información no sesgada), pobres y desnutridos.

¿Qué hacer entonces?

Conviene recordar la conocidísima frase japonesa que dice:

«Dale un pez a un hombre hambriento y lo alimentarás por un día. Enséñale a pescar y lo alimentarás toda la vida».

¿Por qué no añadir a esas dos frases una tercera?:

«Enseña la verdadera caridad y acabarás con el hambre en el mundo».

Terminemos con dos pensamientos de Bernardino de Siena:

«Sé muy bien que los bienes que tú tienes no son tuyos; Dios los ha dado al mundo para provecho del hombre: no son del hombre, no, sino para las necesidades del hombre.»

«Si tú tienes muchos bienes y no tienes necesidad de ellos, y no los regalas y mueres, vas a parar a una casa muy caliente.»

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , , | Comentarios desactivados en ¡Hambre!