Saber vivir

Archive for 5 octubre 2011

Las víctimas del divorcio

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en octubre 5, 2011

Son miles, cientos de miles… El divorcio los está acabando. Son personas que no saben cómo comportarse ante las dificultades ordinarias de la vida: viven estresados, su inestabilidad emocional es muy alta: ante los problemas reaccionan violentamente o, por el contrario, se dejan maltratar pasivamente; sufren de muchas dolencias (incluso físicas); sus relaciones amorosas no son sanas, cambian de pareja continuamente: son incapaces de llevar una vida afectiva normal.

Son los hijos de los divorciados.

En las estadísticas de los investigadores científicos, tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica, la lista de situaciones estresantes para el ser humano siempre comienza por la disolución conyugal. Es la situación que más afecta al ser humano casado. Pero son pocas las estadísticas que evalúan cuánto se afectan los hijos de esas parejas que se disuelven.

Sin embargo, todo psicólogo sabe que la inmensa mayoría de nuestros problemas nace en nuestra infancia, y la causa principal es la carencia afectiva infantil.

Es fácil deducir el impacto que produce en los hijos el divorcio y todo lo que lo circunda: discusiones, gritos, agresiones verbales, psicológicas y hasta físicas (infortunadamente cada vez más frecuentes), sin contar la intromisión de terceros, como los parientes de ambos y los juicios legales que agravan el cuadro…

Cuando los padres están absortos en su problema conyugal es cuando menos tienen tiempo para darles a sus hijos lo único que ellos realmente requieren: ¡tiempo! Porque los niños miden el amor con el tiempo; lo intuyen aun sin razonarlo: “Si tienen poco tiempo para mí, es que no me quieren; están ocupados en sus verdaderos intereses”.

Y eso mata al niño, a la niña; los mata psicológicamente: no serán normales ni en el aspecto afectivo ni en el emocional, sin ayuda psicológica especializada.

El divorcio destruye a ambos componentes de la pareja, frustra sus ilusiones conyugales y familiares, estimula la ira, el odio y otros muchos sentimientos dañinos y, lo que es peor, afecta a sus hijos —que son la prolongación de sí mismos—, dañándoles anticipadamente su ilusión de ser felices y convirtiéndolos en víctimas inocentes de los errores de sus propios padres.

Y si a los más chicos se les desgarra el corazón cuando se ven alejados de uno de sus padres, ¡hay de aquellos hijos que, por que ya son mayorcitos, los ponen a decidir con quién quedarse!

Por eso vale la pena cualquier esfuerzo por evitarlo.

Anuncios

Posted in Educación, Matrimonio | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en Las víctimas del divorcio