Saber vivir

Archive for 20 agosto 2011

“No estoy de acuerdo con el aborto, pero sí con la píldora”

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en agosto 20, 2011

 

Esta frase es frecuente hoy. Se oye de labios de hombres y mujeres que se dicen “instruidos y con suficiente criterio”; es más: se habla de “responsabilidad” cuando se afirma que “es preferible evitar —con la píldora— un embarazo, que abortar”, o cuando se invoca, para ello, la “paternidad responsable”.

 

De acuerdo con los últimos descubrimientos científicos en genética, el nuevo ser humano aparece con la fecundación: los 46 genes que ya posee el óvulo fecundado (23 de la madre y 23 del padre) hacen de él un ser único espiritual y biológicamente: son ellos los que guían la construcción del cerebro, establecen el color de los ojos, de la piel y de los cabellos, el sexo, las huellas digitales, la talla aproximada, algunos rasgos de la personalidad, etc.

 

De los anticonceptivos, la famosa píldora es la que más se utiliza. Tiene dos componentes que son hormonas: los estrógenos, que estimulan el desarrollo y el mantenimiento de los caracteres y órganos sexuales femeninos, y la progesterona o gestágeno, que prepara el útero (matriz) para el desarrollo del niño. Con ellos, la mujer permanece “estéril”, es decir, no puede procrear mientras los ingiere.

 

Sin embargo, con frecuencia, los anticonceptivos orales permiten la ovulación: un óvulo sale a la trompa de falopio, donde puede ser fecundado por un espermatozoide. La pareja continúa tranquila sus relaciones sexuales, pues la paciente sigue tomando el medicamento.

Los estrógenos que se encuentran en los anticonceptivos orales aumentan la movilidad del nuevo ser humano —óvulo fecundado— y hacen que llegue al útero muy joven (antes de estar preparado para asentarse en él) y muera.

La progesterona, por el contrario, disminuye la movilidad, haciendo que el óvulo fecundado llegue tarde al útero, cuando ya está muerto, por falta de nutrición.

Así mismo, el anticonceptivo actúa sobre la mucosa del útero, impidiendo que el endometrio o pared interna de la matriz quede dispuesto para recibir el óvulo fecundado.

 

Con esto se concluye que los anticonceptivos orales o píldoras matan a ese nuevo ser humano, es decir, actúan como abortivos.

Desde hace tiempo se conocen estos mecanismos abortivos de la famosa píldora, pero se han ocultado sistemáticamente.

Así, hoy es imposible estar de acuerdo con el uso los anticonceptivos orales, sin estar de acuerdo con el homicidio de inocentes.

  

 

 

.

Posted in Aborto | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en “No estoy de acuerdo con el aborto, pero sí con la píldora”