Saber vivir

Archive for 14 diciembre 2008

El perfil del educador en la sexualidad

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en diciembre 14, 2008

 

Al entender la diferencia entre sexualidad y genitalidad, se puede deducir que todos los profesores enseñan sexualidad todos los días, en todas sus clases, en los recreos, durante el almuerzo y en el bus…

He aquí la conveniencia de suscitar una elección del profesorado basada, no sólo en su probidad profesional, sino en la calidad humana y en el ejemplo que pueda dar a los alumnos. De no ser así, algunos profesores influirán negativamente en el desarrollo psicoemocional y humano de los educandos. Por eso se puede afirmar que la calidad de un colegio no la da la infraestructura física —material propiamente dicha—, ni la preparación académica de los docentes, sino sus cualidades como seres humanos.

Si bien todos los profesores deben tener criterios éticos, explicar la sexualidad para que se entienda requiere de alguien aún más especial, quien no solamente debe saberla sino también debe vivirla para que se pueda aprehender.

Consiguientemente, es imperante que el educador sexual sea un hombre o una mujer que pueda probar que su familia es estable, en donde reina el amor por encima de todos los otros aspectos, además de probo y calificado.

Para este propósito, aunque no es absolutamente necesario, se diría que conviene el profesor o la profesora sea casado y que tenga hijos (especialmente si es varón) para que pueda valorar a un niño y a un adolescente en su expresión más valedera: la expresión de un hijo a quien se ama de veras, a quien se le desea lo mejor, y quien, por tanto, es capaz de despertar los sentimientos necesarios en el educador para que se esfuerce siempre y sin descanso (como con un hijo) en la consecución de su fin, cual es su felicidad.

Lograr eso es imposible con un profesor al que se le note algún asomo, por pequeño que sea, de las tres causas de los daños producidos en las anteriores generaciones, esto es, de machismo, de hedonismo o de mojigatería.

Cualquier indicio de machismo, una sola sospecha de hedonismo o alguna muestra de mojigatería deberán alertar al personal directivo de la institución, bien en el momento de la entrevista para la selección, bien en los meses de prueba, y aun en el transcurso del tiempo que permanezca laborando.

Sobresale, entre todos estos conceptos, la valoración que el postulante tenga de la mujer, no solamente en el caso de los profesores varones, sino también en el de las profesoras. Recuérdese que si la mujer continúa siendo garante del machismo, nunca se acabará con él.

La mojigatería sería tan dañina como el mismo machismo.

El hedonismo de un maestro también acabaría fácilmente con cualquier pretensión de educación integral en la sexualidad de los muchachos.

Por eso conviene seleccionar a los profesores con cautela y encargar la importante y delicada misión de la educación sexual a aquellos maestros que, durante mucho tiempo, han demostrado ser los más idóneos para el cargo.

También ayudará que en las hojas de solicitud de empleo se hagan preguntas alusivas a la situación familiar y, dentro de ella, a la estabilidad individual de cada uno de sus componentes; además, sus gustos y las actividades a las cuales dedica su tiempo libre; una vez elegidos los posibles postulantes al cargo, se revisará con minuciosidad esa hoja.

En otras ocasiones será muy fácil hacer la elección adecuada, lo cual no indica que se deban suspender las periódicas evaluaciones.

Es siempre un error enunciar las virtudes de las que debe hacer gala alguien encargado de una labor importante (entre otras cosas, porque casi nadie las tiene todas), pero ya que el tema es tan trascendental, bien vale la pena destacar las principales: voluntad férrea, mayor inclinación a los valores que al desafuero, sencillez y naturalidad, amor por el hogar y por su cónyuge, generosidad con todos, espíritu de comprensión, veracidad… y, muy especialmente, decoro.

 

Tomado del libro:

LA EDUCACIÓN SEXUAL. GUÍA PRACTICA PARA PROFESORES Y PADRES. 3ª edición. Bogotá. Colombia. Ediciones San Pablo, 2000.

 

Este libro se puede adquirir en Editorial San Pablo, Colombia:

http://www.sanpablo.com.co/LIBROS.asp?CodIdioma=ESP

  

 

 

 

 

 

 

 

Posted in Sexualidad | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en El perfil del educador en la sexualidad

¡El mundo esta envejeciendo!

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en diciembre 14, 2008

 

Las cifras son alarmantes. La pirámide poblacional está cambiando su estructura histórica. La población mayor de 60 años era de 495 millones en 1991. Para el año 2020, se calcula que excederá los 1000 millones.

En 1991, en casi toda Europa, entre el 12.5 % y el 20 % de su población era mayor de 60 años. Hoy los ancianos superan el 20 %.

En Colombia, en 1973, el 7 % de los seres humanos eran mayores de 55 años. El Dane proyecta que en el 2025 habrá más de diez millones de ancianos, es decir, el 14 % de su población.

Las causas de este fenómeno son dos: la tasa de natalidad ha descendido y la expectativa de vida ha aumentado. Por un lado, las políticas gubernamentales y los medios de comunicación han propagado el uso de anticonceptivos y la mentalidad de que el aborto es la solución para los problemas demográficos, primero, y luego, para todos los demás problemas: económicos, médicos, sociológicos y hasta personales. Por otro, la ciencia médica ha progresado de una manera asombrosa en los campos científico y tecnológico hasta desarrollar tratamientos y medios de prevención que han mostrado su eficacia de un modo incuestionable.

Pero este panorama, de apariencia benéfica en primera instancia, tiene otra cara: Europa, Estados Unidos de América, Canadá, Australia, Japón, Corea y otros países —en donde mayor eficacia han tenido las políticas en contra de la llamada “Explosión Demográfica”— tienen el más alto índice de ancianos, ancianos que no laboran pero que deben alimentarse. Y esas naciones están viendo en sus senos que unos pocos jóvenes deben mantener a muchos viejos. Esto se magnifica en muchas de esas naciones, ya que los subsidios estatales acogen a los ancianos.

De manera que la lucha que se comienza a emprender en esas naciones es ahora contra la Implosión Demográfica, fenómeno no esperado por aquellos que se preocupaban por detener el crecimiento poblacional a toda costa, con el pretexto de que hubiese pan para todos. Ahora ese pan puede comenzar a escasear, pues ya no hay tantas manos para sembrar, cosechar, amasar, hornear y vender.

Es verdad que hay que mejorar el nivel de vida del ciudadano y del hombre rural, es verdad que una de las luchas que debe emprender el mundo es hacia la erradicación de la pobreza absoluta, conviene que también en el aspecto económico haya un crecimiento… pero todo esto con el aval del razocinio, del uso de la inteligencia, del “medir” los alcances de esas políticas demográficas. De otro modo, el hombre seguirá autodestruyéndose, como lo hace cuando merma la capa de ozono, máxime si se tiene en cuenta que esas políticas nacen en el poco sentido de dignidad de la vida humana, donde no se valora al hombre como tal, sino que se le considera un número que se puede manipular sin sentido y sin razón. El respeto por la vida humana es el principio de todos los demás derechos del hombre y toda lid que se inicie por éstos estará perdida desde el comienzo si no se ha dado la base fundamental que es el valor del ser humano.

 

 

  

 

 

Posted in Sexualidad | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¡El mundo esta envejeciendo!

El machismo, ¿culpa de los hombres?

Posted by Mauricio Rubiano Carreño en diciembre 3, 2008

 

No se sabe si la causa sea cultural o, como se dijo alguna vez, tiene su origen en las escrituras, pero hacia los 35 años de edad las mujeres solteras comienzan a sentir terror y angustia cuando escuchan la palabra “solterona”; mientras tanto, hombres célibes de mayor edad ni siquiera se inmutan por su condición.

¿Es que la cultura machista hace pensar a todos y a todas que la mujer no puede vivir sin un hombre que le sirva de apoyo psicológico y material? ¿Las preparamos para eso? ¿O es que aquello de que “ansiarás al hombre, quien te dominará” estigmatizó desde el Génesis a la mujer?

Lo que sí es patente es que los medios de comunicación estimulan constantemente a los hombres en el aspecto sexual: imágenes y fotografías de mujeres desnudas o semidesnudas son “el pan de cada día” en la televisión, el cine y la prensa escrita; cuando se trata de las películas, el “héroe” con rasgos de valentía y de moralidad se besa apasionadamente con cuanta mujer se cruza en su camino, cuando no tiene relaciones genitales con ellas. Esta cultura forja la creencia de que la mujer, lejos de ser un ser humano con valores, es simplemente un objeto de placer.

Aunado a esto, las mujeres con frecuencia se dejan llevar por tales conceptos hasta el extremo de que conquistan al hombre a través de conductas hedonistas, en vez de poner en alto su identidad como ser amable (que se puede amar), y su valor como futura madre.

Pero lo más habitual es que la mujer se considere a sí misma menos que el hombre. Cuando una madre, por ejemplo, aconseja a su hija que cuando sea grande luche mucho por llegar a ser igual que el hombre, tácitamente está haciéndole creer que las mujeres son inferiores, pues deben esforzarse para ser como ellos.

Un análisis poco profundo mostrará que las mujeres son superiores al hombre en el plano biológico (hasta ahora ninguno puede quedar embarazado o amamantar); también su ternura innata, su interés por ayudar, su paciencia con los necesitados y la unión con los que sufren demuestran que la mujer, generalmente, supera al hombre en el plano psicológico.

Sin embargo, estadísticamente, el índice de las que aceptan la infidelidad de su cónyuge, de las que se quejan de disminución del apetito sexual, de las que sufren porque se dan cuenta de que son buscadas únicamente como objetos de placer, es alarmante.

Cuando la mujer —madre en potencia— deje ver al hombre que su capacidad de amar y de sacrificarse (no hay mayor amor que el de una madre) debe ser correspondida por un amor igual, se iniciará el camino hacia la erradicación del machismo y de todas sus consecuencias devastadoras para la familia y, por ende, para la sociedad.

También se acabarán la palabra “solterona” (¿por qué no hay “solterones”?), y la frase “madre soltera” (¿existen padres solteros que se encarguen como ellas del bienestar de sus hijos, de su alimentación y educación, además de las cargas económica y laboral?).

Ellas y ellos dejan a un lado la coquetería con que se conquistaron. Pareciera que, una vez obtenido el “botín”, todo esfuerzo por perpetuar esa relación se dejara de lado: en la mujer, por ejemplo, se observa que, teniendo la potestad de hacer de su novio un digno padre para sus hijos, teniendo la capacidad de ir educando y hasta “moldeando” la personalidad de su esposo con esa coquetería, con ese “tire y afloje”, no la utilizan.

¿Cómo reaccionaría un hombre si su esposa se niega a la intimidad tras una mirada impura suya a otra mujer? ¿Cómo cambiaría un muchacho si su novia lo va dirigiendo hacia su alma enseñándole que el amor es la lucha total por hacer feliz al otro aun a costa de los propios intereses?

“La mujer no fue sacada del cerebro del hombre pues nunca se pensó que gobernara, ni de sus pies para que fuera su esclava, sino de su costado para que caminara a su lado, de debajo de su brazo para que fuese por él protegida y de cerca a su corazón para que la amara intensamente” (Hugo de Víctor, siglo XII).

 

 

Tomado del libro:

LA EDUCACIÓN SEXUAL. GUÍA PRACTICA PARA PROFESORES Y PADRES. 3ª edición. Bogotá. Colombia. Ediciones San Pablo, 2000.

 

Este libro se puede adquirir en Editorial San Pablo, Colombia:

http://www.sanpablo.com.co/LIBROS.asp?CodIdioma=ESP

  

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

Posted in Sexualidad | Etiquetado: , , , , | Comentarios desactivados en El machismo, ¿culpa de los hombres?